Puerta de entrada para entender cómo hacer el amor

Más reciente

Traición

La primera traición en una relación cualquiera sucede cuando adoptamos una actitud o un comportamiento con la sola intención de agradar al otro.  Desde ese momento abandonamos nuestra esencia y creamos una impuesta.  En la medida en que se acumulan dichas actitudes, costumbres y comportamientos, empezamos a convertirnos en dos seres, uno, el que comparte con la otra persona y otro el que somos realmente y, en primera instancia, nos convertimos en traidores de nosotros mismos.  Cuando el tiempo y los golpes nos hacen ver que abandonamos muchas cosas para estar con alguien y que el estar con ese alguien nunca reemplaza aquello que somos por naturaleza y gusto propio, entonces nos enfrentamos al reto de la verdad.  Hay quienes ocultan esa verdad durante toda la vida y viven traicionados constantemente, su mundo al rededor parece falso porque se sabe, de alguna manera, que estamos en el lugar y momento equivocados.  A veces es tanta la resistencia que empezamos a culpar a todos los demás por hacernos daño tal como alguien que culpa al agua porque se está ahogando y no reconoce que llegó allí por elección y decisión propia.

Amor de pareja y amor universal. Manizales, 19 de diciembre

Pero hay quienes deciden volver a la vida, reconocer los errores, reparar los daños y aceptar lo que son sin necesidad de aprobación o castigo.  En ocasiones implica perder mucho de lo que hemos logrado pero más vale lograr lo que queremos que tener lo que no nos pertenece.

Si queremos encontrarnos con los seres que nos valoran por lo que somos, lo primero que debemos hacer es mostrar lo que somos.  No hay manera de que los demás valoren nuestra espontaneidad si estando acompañados nos volvemos rígidos.  No podemos esperar que los demás valoren nuestra verdad si nosotros mismos mostramos una mentira.  Es así de fácil y así de sencillo, enmascarar nuestras creencias para seducir a alguien es el principio de la infidelidad.  Lo más complejo es que en el intento de ser fieles a nosotros mismos vamos a lucir como infieles ante los demás, pero no es que empecemos a ser infieles a partir de ese momento sino que allí se descubre la infidelidad que hemos llevado desde antes.

Confesiones de infidelidad

OroMe he dado cuenta de que soy infiel.  No sólo ahora, sino que lo he sido antes y constantemente es así.  Consciente o inconscientemente opto por mentir ante muchas situaciones y decido ocultar ciertas caras de la vida.  Hago cosas pensando que no hacen daño pero al darme cuenta de las consecuencias no las reparo.  Dejo que el tiempo se encargue y las convierta en un alegato, parte del paisaje.  Entonces, cuando la vida cambia y me encuentro de frente con las cosas que he sembrado, se me ocurre preguntar de dónde y por qué sucede lo que está pasando.

Consulto y pregunto hasta encontrar a alguien que me explica:  “Quien primero escucha lo que dice es el propio cuerpo, quien primero se encadena a un juicio es quien lo emite, quien primero recibe el triunfo es aquel que deja de competir.  Lo que sientes, piensas y crees emana desde adentro de tu ser y por ello, todo lo que te encuentras en el camino es un regreso de algo que enviaste antes.”

fire-910543_640Fidelidad es una palabra de origen latino (fidelitas) que designa una cualidad relativa a la fe:  Fi = fe,  alis = relativo, dad = cualidad.  Puede entenderse entonces que ser fiel, es ser capaz de sostener una fe, es decir, la convicción indeformable de que algo es así porque así creemos que es.

Cuando depositamos nuestra fe en algo externo, una persona, un objeto, una idea, se nos hace inaceptable que ese algo externo cambie, no soportamos una variación en la fe. Ni siquiera Dios ha podido evolucionar en los últimos miles de años, tan poderoso y magnífico, le ha costado mucho salir de los libros y las catedrales porque esas primeras creencias han tardado en aceptar los cambios.  Y es allí donde comienzan las guerras, entre amantes y naciones, dioses y religiones, hombre y naturaleza.  Cuando ese algo exterior empieza a ser distinto, cuando quiere crecer y expandirse, ser libre o independiente, queremos forzarlo a que siga siendo nuestra fe, queremos que nos de la comodidad de seguir confiando en algo conocido y estable.  Depositamos nuestra estabilidad en algo que se mueve y cuando se mueve, así sea de manera muy leve, tambaleamos. Y cuando se mueve fuerte lo volvemos justificación para una guerra.

girl-863686_640Es posible intuir, que las emociones relativas a la infidelidad, están relacionadas entonces con no tener fe en sí mismo, con necesitar la guía de otro o de algo para sentir seguridad, con no tener un proyecto de vida, una meta o un sueño que den estabilidad interior o con carecer de un estado de felicidad más allá de las circunstancias.

El que es infiel se falla a sí mismo porque deja de ir en dirección de sus propios intereses, probablemente ni los conoce y, en gran cantidad de casos, ni siquiera se le ocurre preguntarse cuáles son sus verdaderos intereses.

El que cela se engaña a sí mismo porque cree que su destino depende de las decisiones de otros y pierde el tiempo guerreando por algo que en realidad siempre lleva adentro.

boots-181744_640El que dice “tú eres mi amor” se engaña a sí mismo.  Así como la montaña produce frío y la playa calor, hay quienes producen tedio y hay quienes despiertan amor. El viento sin la piel es solo viento, se convierten en frío al encontrarse los dos. El amor no es lo otro sino lo que ese otro despierta en el interior.  El amor es nuestro, nace del corazón, no se pierde cuando el otro se va, simplemente se oculta hasta que un viento lo toca, una brisa lo acaricia o un aroma levanta su vapor.

Por eso he mentido cada vez que digo yo te amo, porque no es en realidad lo que quiero decir.  Lo que en esta sinceridad entiendo es que: “contigo siento amor”.

Sé que la fe es un faro en el destino y si no se alimenta se puede apagar, sentimos la oscuridad y nos aferramos con miedo a lo que más cerca está de la piel.  Manejar nuestro propio faro es la mejor manera de garantizar que no se apague y cuando es necesario viajar con los faros de otros entonces confiar en que están sintiendo nuestro amor. Aún así, solo por prevenir, cargar chispa y unos palitos, algo de propia invención, para que los días más oscuros, cuando todos los demás faros se apaguen, sea la oportunidad de conocer nuestro propio amor.  Sólo estando con nosotros mismos logramos ver en qué creemos más.

Ser fiel al propio camino es el principio para ser fiel a todo lo demás y para que lo demás sea fiel a sí.

¿Ya conoces nuestro libro?

banner

Formas de amar

estrella del amanParece ser que uno de los retos más grandes del camino interior es lograr amar todo lo que amamos sin dañar lo demás.  Amar el alimento, el aire, la vida, también la muerte y la tempestad.  Amar la aventura y también la seguridad.  A la vez el descanso y la dicha, el esfuerzo y la dificultad.  Amar la compañía y amar la soledad. Amar la alegría e incluso amar el fracaso.  Cada cosa en su lugar, cada quien en su momento, cada cosa en su tiempo, como un tejido que jamás se termina de hilar.

banner

Sentimientos

fuegoConsideraba que el amor era una cosa, una energía con una vibración y una frecuencia.  Pero ese torrente de sensaciones que generan los amores, muestra que el amor no es una cosa sino muchas.  Que cada ser y cada elemento de la naturaleza es una forma de amor diferente.  Y que incluso cuando las batallas se erigen, es el amor entre los bandos aquello que los levanta.

Muchas formas y colores diferentes, solo jugando aquí y allá con los tejidos del tiempo, tejidos que se enredan, tejidos que luchan, tejidos que hacen llorar.

Y cuando se encuentran los amores es cuando se pone a prueba la capacidad de amar.  A veces, uno destruye al otro y a veces al contrario.  Otras veces se destruyen ambos y en algunas ocasiones logran encontrar unión.  Llegan a vibrar en armonía sin generar destrucción.

Y es así como nacen las galaxias, los infinitos, las transmutaciones.  Amores y amores que se juntan y se tejen, moldeando los hilos de la existencia.

como hacer el amor

Como hacer el amor

Atracción

head-302082_640Y entonces te vas, dejando atrás los pasos que pisamos juntos y caminando el sendero que trazamos desde hace tiempo.  Y yo me quedo aquí, mirando la tarde caer con lluvia en los ojos.  El eco de tus sonrisas retumba en el silencio y las palabras prometidas se caen derretidas como velas que nunca más volverán a encender.  Y entonces me pregunto ¿Para qué vivimos juntos?  ¿Para qué la vida entretejió los caminos si de repente fallaría la lana que desmadejamos soñando?  ¿Qué nos atrae aún sin querer estar juntos?

walk-664898_640Hay muchas maneras de tejer los destinos y el que una pareja no se entienda como tal no niega que el estar juntos también tiene algún provecho. Quizá el esquema de amantes, novios, pareja o amigos no es suficiente para definir lo que sentimos.  Por eso nuestro oficio es entender.  Saber de qué manera debemos estar juntos.  Descubrir cómo amarnos sin hacer daño. Practicar nuevas maneras de estar cerca. Demostrar que no hay un sólo esquema para vivir la vida, cada quien es responsable de encontrar la mejor manera.  En las tradiciones solo hay ejemplos pero cada quien tiene que vivir su propia historia.

sunset-683182_640El que yo te ame y tu a mi no es suficiente argumento para sellar nuestras vidas.

El que no nos entendamos en algunas cosas no es suficiente argumento para cortar nuestro vínculo.

Siempre, en alguna parte del universo, en algún momento del destino, hay un punto intermedio donde se equilibran todas las corrientes.  Peregrinaré hasta encontrarlo.

Entonces, en dónde quiera que estés y sin importar cuánto nos tome, estaremos caminando hacia un mismo lugar.  No te garantizo llegar allí en soledad pero te aseguro que volveremos a vernos para descubrir nuestro legado.

banner

En la barra lateral derecha puedes inscribir tu email para recibir una notificación cada vez que publiquemos algo nuevo.

 

El amante perfecto

couple-498457_640– Aunque amo a mi esposo, siento una atracción muy fuerte hacia ti.  El pecho me sacude con sus latidos y me trago un suspiro cada vez que nos despedimos.  La piel se me eriza cuando estamos próximos  y ruego porque la vida nunca nos deje en un escenario sin testigos.  Pero no puedo negar mis emanaciones:  cada vez que nos saludamos o despedimos me pregunto qué textura esconderán tus labios y hago un cálculo, a la vez apasionado e inteligente, por besarte en un lugar que no es enteramente amistoso ni suficientemente delictivo.  Me llevo ese pequeño roce como una gota de rocío y me castigo en soledades por soñar con tu mirada y no con la de mi compañero.  La voluntad se me doblega entre tus brazos y me entrego a tu cuerpo más tiempo del necesario cada vez que compartimos un abrazo casual y callejero.  A la vista de todos somos simplemente amigos pero entre tus ojos y los míos hay más que eso.  Mi amor es un hombre perfecto pero mi corazón no reacciona con lógica y siento que dos amores son demasiado peso para alguien que no conoce los misterios de la vida.

Él se repliega al otro lado de la banca y suspira mirando el cielo.  Cierra los ojos para recordar a los maestros y después de evaluar sus sensaciones, gira el rostro para hablar cara a cara con la amiga.

–  Yo también te amo, no hay duda en ello, y se vuelve más cierto mientras menos lo digamos.  Siento que el romance crece en el silencio y se alimenta del misterio, de la incertidumbre, de la aventura. Pasamos meses sin saludarnos pero este amor se nutre en la distancia, el deseo aumenta en las noches que nos pensamos y los pocos mensajes que nos enviamos cobran cada vez más fuerza por ser tan escasos.  Pero… ¿Qué sería de nosotros si llegamos a tocarnos? ¿Qué sería de tu historia si se corta con una traición?  ¿Que sería de mi tranquilidad si ofendo a un buen hombre, a tu compañero? ¿Serías capaz de amar a alguien que engaña a su esposa?  Un manto de dolor nos separa, nos cubre y evita que nos acerquemos.  Así y todo nos estamos amando.

love-749677_640Ella libera algunas lágrimas, el sol de la tarde se refleja en sus mejillas y un temor largamente constreñido comienza a destruir ciertas cadenas.  Doblegada por la emoción, alarga la mano hacia su amigo y la aprieta cariñosamente.

–  A veces me pregunto, dice ella después de un suspiro, si ya no hemos traicionado a nuestras parejas.

– No está escrito cuál es el límite entre ser fiel o no.  Creo que nadie sabe a partir de qué barrera invisible comienza a existir un daño.  Pero yo me contento con saber que estoy contigo a la vista de todos.  No hemos hecho algo que se deba ocultar o no se pueda contar.

– Pero ya nos amamos, ya te lo he dicho y tu a mi.  ¿No es eso suficiente? ¿No está ya deshecha la barrera?

–  Creo que es imposible dejar de amar.  Tratar de negar esto que sentimos es como negar el aire, como negar el agua, el alimento.  Está ahí, se manifiesta, empieza a fluir.  Es una corriente de energía que se activa de repente.  Una cosa es no hablar de ella y otra muy diferente es que ya no exista.  Al contrario, tanto más la callamos, más se crece.  Viene de adentro y a la vez de afuera, nos llama a estar cerca, a recordarnos y, por qué no, a bendecirnos mutuamente.

– ¿Bendecirnos? Protesta ella en confusión. – Nuestro amor y el dolor son dos caras de una misma moneda.

–  Yo no lo veo de esa forma.  Contesta él con una sonrisa.  Debes observar que este sentir se hace más fuerte precisamente porque tiene cadenas.  La prohibición aumenta el deseo.  La incertidumbre nutre el misterio.  Tanto más se tensa el arco más potente dispara la flecha.

– ¿Y por qué sonríes?  ¿Acaso eso te causa alegría?

–  Claro que sí, ahora lo entiendo.  Sin tu compañero y sin mi esposa este amor no existiría.  El compromiso con ellos es parte fundamental de lo que sentimos nosotros.  Ahora sé que la mejor manera de continuar amándonos es seguir siendo fieles a nuestra pareja.  Destruir la barrera que nos separa no solamente complica nuestras vidas sino que también destruye la fuente de nuestro sentir.  ¿Puedes verlo? ¿Entiendes ahora que nuestro amor es esto, que nuestra atracción tiene sentido si logramos hablar de ella?

pair-777044_640Ella parpadea y seca su rostro.  Lo mira con alegría y aprieta un poco la caricia en la mano.  El se gira para mirarla muy de frente y toma la otra mano para hablarle mientras el sol se apaga.

– Amar, dice él con la respiración agitada, no es solamente desnudar los cuerpos y ocupar todos los espacios íntimos.  Amar es aceptar lo que somos, valorar lo que tenemos y honrar con nuestros actos aquello que nos regala la vida.  Aquí, en este espacio de aire que nos separa, están todos nuestros besos.  En ese lecho que nunca compartiremos están todos nuestros romances. Detrás de tus ojos y detrás de los míos están todos los juegos. Amarnos tu y yo es saber que suspiramos juntos sin tener que decirlo.  Mirarnos a los ojos con el resplandor de un secreto que nunca será cierto porque nunca se hará de carne y hueso.  No te amo por lo que pueda ocurrir sino por lo que ya está ocurriendo, porque podemos tomarnos de las manos, mirarnos a los ojos, darnos un abrazo y suspirar sabiendo que nuestro amor va mucho más allá del sexo.

–  Entonces nunca seremos una pareja.  Pregunta ella muy tranquila.

– Seguramente no, porque no es eso lo que amamos.  No amamos el dolor de nuestros cercanos, no amamos la frustración de dos relaciones, no amamos la incomodidad de decir mentiras ni amamos el peso de los engaños.  Tampoco amamos el solo placer sino que amamos la plenitud, la alegría de saber que tu compañero o mi esposa pueden llegar en este momento y nuestro sentir puede continuar y permanecer intacto.

sculpture-785108_640–  Entonces no es a ti a quien amo.  Dice ella finalmente con una sonrisa. Lo que amo es aquello que vivimos juntos y para continuar viviéndolo no hace falta deformarlo.  Para que esto exista debe continuar como es.

–  Las personas han aprendido a interpretar toda atracción como un impulso sexual.  Pero la vida es tan amplia y las posibilidades tan maravillosas que una atracción puede convertirse en la oportunidad de sanar algo mucho antes que dañarlo.  Es sólo cuestión de aprender nuevas formas de reaccionar ante los mismos impulsos.

sunset-241666_640–  Y podemos llegar a viejos siendo buenos amantes, sabiendo que en lo profundo de nuestros corazones hay algo inexplicable y potente que nos invita a compartir muchas cosas y puede existir sin necesidad de hacernos daño ni hacerle daño a otros. Por el contrario, esta posibilidad de hablar sinceramente sobre lo que sentimos, este sumergirnos en el espíritu del otro para contemplar sus verdades puede nutrir nuestras vidas, puede fecundar lo que somos y procrear salud donde antes había tragedia.

– Amarnos, así no más.  Sin necesidad de excusas para saber que lo sentimos.  Sin necesidad de decir lo que es evidente ni demostrar lo que ya está escrito en nuestros abrazos.

banner

Presentación del libro.

En este evento creado por la Universidad Autónoma de Manizales, presentaremos nuestro libro “Cómo hacer el amor”.

Encuentro de parejas UAM

Aprovecha esta oportunidad para comprar el libro con dinero en efectivo si lo prefieres a comprar por medio electrónico.

 

 

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 623 seguidores